Reseña: The basketball diaries (1995) de Scott Kalvert

Yo te la recomiendo porque…

Haciendo comparación con la película Christiane F. (1981) de Uli Edel[1] diría que son varias las diferencias que se pueden hallar desde el ángulo apreciativo de la degeneración en los jóvenes por medio de la droga, para ser específicos, heroína. Ésta como la he entendido es una sustancia que se puede esnifar ó más arriesgadamente se puede inyectar, provoca un calor corporal de forma que elimina los dolores «mágicamente» que se tengan, provoca alucinaciones, sensaciones de placer sexual inmensas, gana de gritar, alegría (al igual que como ya lo había escuchado con las anfetaminas sucede), de decir vulgaridades, de decir lo que no sé diría estando en cinco sentidos. Jim Carroll (quien en la vida real fue un joven que publicó Diario de un rebelde y que de forma cinematográfica se publicó en 1990) es dramatizado por Leonardo DiCaprio, joven de clase media que cursa la secundaria y es miembro de un prodigioso equipo de basketball, iba teniendo éxito hasta que la droga llegó a su vida, caminar por las noches oscuras de New York no fue lo mismo. Su madre se encontraba refugiada en lo laboral de tal forma que no prestaba atención a las amistades de su hijo[2], por lo que resultó más fácil su adentramiento en éste mundo oscuro (de la misma forma lo describo en Christiane). Un mundo frío, con necesidad de atención de amor, mismo asunto puede verse con los amigos de Jim, Pedro, Neutrones y Mickey, jóvenes perdidos[3] (también miembros de un equipo de basketball), poco a poco se van detruyendo en la heroína, asaltan roban, incluso hasta podría decirse se prostituyen. La actuación de DiCaprio no sabría como calificarla, tal vez el parecido a Jim Carroll le gané peso aunque no es de mi preferencia su actuación; también considero que la película nos sirve como anteojos para observar la realidad, una donde miles de jóvenes guapos, guapas, ensimismados, ensimismadas, van recorriendo la noche de forma distinta a la mía, buscando un poco de heroína por meterse, viviendo como animales (en un sentido fisiológico, codependiente).

Frases

—Os dije una hamburguesa para cada uno —Vamos Swifty si no comes ocho no te sientes lleno, somos unos chicos que están creciendo —Creciendo como unos hijos de puta.

Estoy solo, pero no soy el único que lo está, todos estamos solos, solos para siempre.

Capturas de pantalla

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Calificación

2 de 5 peli


[1] Que les dejo el link de mi reseña aquí: https://yosoylallama.wordpress.com/2016/09/16/resena-christiane-f-1981-de-uli-edel/
[2] Al parecer uno de los argumentos que busca mostrarse es respecto a la superficialidad de las amistades, lo frágil que resulta encontrarse en el mundo, una de las frases que coloqué por acá tratará de dejar claro éso.
[3] Es un tanto curioso que como en Christiane lo que podemos apreciar es el discurso unilateral, como si sólo pasará en ocasiones específicas la adicción, como si no vivieran lo mismo miles de jóvenes, como si no hubiera entrecruzamiento de horizontes, de razones, me parece curioso, como si el fenómeno sólo se encontrara en un joven. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s