Reseña: Estación central (1998) de Walter Salles

Yo te la recomiendo porque…

La presente película, hecha por un conjunto de productoras locales, me ha parecido muy bien lograda. Es una de las que más estima les tengo. La participación que a mi me movió fue Dora, Dora, Dora… Una mujer que pese a la difícil situación de Brasil por cierta época y su soledad, lograba ser optimista con lo que tenía. Irene era su acompañante, un señora frustrada pero por igual muy optimista. Ambas decididas a cuidarse y procurarse en lo posible. Yo no me considero una persona con mucha suerte en ésta existencia. De hecho me he relacionado con la siguiente expresión de Frida Kahlo:  “Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísim@s”. Me siento identificado en varios niveles con Dora, ser tan consciente de que serás olvidado (a) que a cualquier persona que encuentres se lo puedes asegurar, buscar un empleo improvisado para el cual no estudiaste pero es a lo único que te puedes aferrar, etcétera. Es por ésto que siento la identificación.

Con respecto a la trama de la película, Josué va con su madre Ana a la estación central de Brasil[1] para escribirle una carta a Jesús, ex-esposo borracho que no se preocupo por nada ni nadie, huele a que sobran muchos ¿no?. Dora es la escribiente de cartas (aunque se dedica a ello para ganarse la vida, en realidad no manda las cartas, les guarda todas en un cajón). Ana le comienza a decir que le escriba que lo odia, que es un malnacido, un pendejo, Dora sólo cumple con lo dicho por la ex-esposa y cobra el real como pago por dicho “servicio”, al otro día vuelven a llegar Ana y Josué con el mismo objetivo a la estación central, sólo que en ésta ocasión no maldecirá a Jesús, ahora le dirá que regrese con ellxs, que según Josué le quiere conocer, ni onda el tío… Lo mismo hace Dora, escribe, escribe, cobra el real y se acabó. Pasado ésto ocurre algo terrible, apenas salen de la estación atropellan a Ana, dejando por ende, huérfano a Josué… Todo es muy feo, muy feo, pobre criatura como muchas más que existen… Dora como todos los comerciantes se queda atónita. Podría parecer sólo una noticia más sin embargo no es así, Josué reclama a Dora que le devuelva la carta de su madre, debe decirse que el niño tiene un carácter muy difícil. Dora le dice que no puede hacer éso, que se vaya, que ella la mandará por correo y cuento acabado, Josué por el contrario no piensa rendirse hasta conseguirle, pasará la noche en la E. C. B. con tal de que Dora se le devuelva, poco a poco Dora comienza a sentir tristeza por la situación de Jos, de un momento a otro le dice que le deja quedar en su casa, Jos accede, aunque más con el fin de recuperar lo dicho. Poco a poco sus situaciones comenzarán a cambiar con la convivencia hasta convertirse en algo inolvidable y mágico.

Frases

Te lo digo porque tengo miedo de que tú también me olvides… Echo de menos a mi padre, echo de menos todo.

Calificación

5 de 5 peli


 

[1] Lugar que es parte del argumento central, visibilización de ciudadanos de Brasil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s