Reseña: Arthur Rimbaud, una biografía (1991) de Richard Dindo

Yo te lo recomiendo porque…

En lo personal me he quedado sin palabras. Ésta película-documental me parece que ha logrado con su esencia. Demostrar cómo fue la vida de Arthur Rimbaud. Un poeta maldito, y hasta podría decirse el real poeta maldito. Ésto último comienza a cobrar sentido para mí en dimensiones subjetivas. Pareciera como una especie de maldición la que tenemos sobre nosotros, como si un jodido Dios hiciera todo lo posible por querer vernos humillados, tirados, demacrados, llorando más allá de lo que la lógica permite y pidiendo perdón. Perdón porque estamos hechos a su imagen y semejanza (Gén. 1:26). Perdón por haber obedecido a deseos con los que netamente fuimos concebidos, y es más que ni siquiera pedimos la vida de dónde emanan y me permite maldecir en éstas líneas. Vernos tirados, reclamando, pataleando, sentirnos inútiles, mostrándonos lo reemplazables que somos, ése parece ser su objetivo. ¡Somos los jodidos ángeles rebeldes!, ¡viva el vino!, ¡viva la homosexualidad!, ¡viva el sexo!, ¡viva la maldición y rebeldía de los hombres!

Todo ésto parece que se debe de convertir en una bandera, una bandera por los caídos, por los desterrados del paraíso, por los valientes. Los valientes que han decidido decir no a la gloria de uno sólo, a lo sempiterno de un culo glorioso y enorme como Saturno, a los pies besados por querubines, a las leyes dadas desde la incomprensión y a la lluvia llamada milagro. Y no alcanzarían sin embargo, y no serían útiles sin embargo, éstas palabras que, en los últimos de los casos se perderán en el olvido, de un alma igual de atormentada y infante como la de Rimbaud. Los ángeles somos niños, niños queriendo investigar. Por estar en desacuerdo con leyes que no obedecen a principios de igualdad/equidad nos hemos ganado lo peor, ser hombres, ser hombres. Ésto es lo peor, ya se ha dicho “polvo eres y al polvo volverás” (Gén. 3:19). Estuvimos presentes aquel día y estuvimos en desacuerdo. Si bien aquel ángel favorito y luminoso nos defraudó al quererse parecer a él, no damos un paso atrás por aquellos hombres, miseras criaturas, engendradas del mal y aventadas al mal. Vivimos entre placeres, posibilidades, nosotros, a los que nos han borrado la memoria. Nosotros hemos hecho un pacto, demostrar cómo mediante la inteligencia y la razón los dolores del hombre se pueden incrementar hasta la insoportabilidad, de tal forma que podamos conmover al Gran Dictador, ése es el plan, ése lo ha sido. Ahora bien, humanos, queridos. La realidad finita, tangible, como ustedes le conocen implica más allá de lo externo, es vivir en lo interno y dejarse guiar por las sombras que ven de frente, tirando la vida por creer en éstas mismas… En el fondo los ángeles terminarán por comprender lo innecesario de ésto inconscientemente y rendirse… rendirse… cerrar los ojos…

A mi parecer la película-documental abarca tres grandes períodos de Arthur Rimbaud, 1) infancia, belleza, poesía, 2) vivacidad, fuerza, ideología política, afiliación, ser… y 3) tragedia, desesperanza, sentimientos/emociones humanas, olvido y muerte. Con el primer período me siento muy identificado, de aquí comprendo que la poesía nace como amor, amor a lo que no conocemos pero estamos hechos de ello, mares, ríos, lagunas, valles, montañas. La poesía es fuerza por tocar/conocer/perpetuar/preservar la vida. La poesía no es un asunto ligero pues. Va más allá de la contemplación filosófica. La mirada del poeta es la mirada del biólogo, no solamente muestra la belleza ni asombrosidad de la que se encuentra compuesto el planeta, sino también la consciencia de ello. El poeta tiene una mente muy inquieta, el amor se manifiesta de todas las formas posibles en cada una de sus actividad. El poeta es un niño; un niño con experiencia sabia, tacto exacto y lúcida conversación. El poeta genera miedo, es ensimismado. Fuera de lo tradicional si ésto no trasciende. No toca el cielo. Los poetas buscan el cielo. Buscan demostrar cómo lo pueden acomodar a su antojo. Van más allá de los pintores. En éste sentido siento la identificación, guardamos un millón de historias dentro que, los otros hombres (es menester quitarnos el coraje…) no comprenderían.

Del segundo período me hace recordar aquella obra teatral que leí hace algún tiempo de nombre El buque rojo (2012) de Bárbara Viterbo Gutiérrez… La utopía es posible gracias a la juventud. En ella se encuentra todo, todo lo que se desea/piensa/proyecta. La juventud es el material del que se tejen los sueños y no al revés. Éste tipo de utopía se despertó en Arthur Rimbaud (fuerte lector de Los miserables) cuando la comuna francesa se rebeló contra la burguesía dominante. Para él, debe recordarse que era un niño apenas, ésto le hacia creer en un nuevo mundo. El mundo que leía (era un excelente escritor. Con decirles que, con apenas 11 años tenía sus propias historias/novelas) se estaba avivando. Reproduciendo. Él, como buen anarquista, siguió los ideales. Hay que tomar en cuenta que era más poeta por el momento que activista. Sin embargo muchos círculos le negaron la entrada. Lo maldecían por el carácter que tenía, que admiro mucho, entre varias otras cosas. Ésto le costó el acceso a nuevas formulaciones y teorizaciones contra la clase dominante. Se alejó. Se alejó de hecho junto a Verlaine. Pienso yo que era su amante aunque éste último dijera hasta por las narices que no (posiblemente porque tenía hijos, fama…). En éstos viajes no le fue bien, pensaría yo que nada bien, acusaciones, frustraciones, quiebra, etcétera. Verlaine regresó a París, Francia y dejó a Rimbaud a su suerte. Era mucho para él pero seguirlo sólo le generaba conflictos…

Muchas cosas horribles comienzan a suceder, lector. Mejor te sería que vieras el material del que hablo para que tú mismo te aventures en tu juicio.

Frases

¡Tú, dios, entre los semidioses!
¡Muerto, mi gran pecado radiante!
¡Tú, muerto, muerto, muerto!
Vivo en mi, como mil fuegos

Di, ¿qué has hecho, 
tú que ahí estás, de tu juventud?

Calificación

5 de 5 peli

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s