Reseña: Saló o los 120 días de Sodoma (1975) de Pier Paolo Pasolini

Yo te la recomiendo porque…

Bueno, Pier Paolo Pasolini (PPP) es uno de mis directores preferidos, posteriormente comenzaré a ver más películas de su autoría y reseñarles, me gusta realizar esto. Ha sido una verdadera tragedia el asesinato de Pasolini (aunque desde un punto de vista meramente sodomita tal vez constituyó en él su último acto sexual). La dirección de la película (que evoca la obra de Dante Alighieri, La Divina Comedia) se encuentra muy bien organizada, en lo particular no he podido ver la adaptación extensa (145 min.) que produjo British Film Institute. Aunque no he perdido la esperanza de algún día sí poder hacerlo, dígamos, que lo que realizó PPP fue una combinación/experimento/ardiente colección/imperioso goce, que surge de lo que le provocó el Marqués de Sade sobre él, principalmente (ya que pueden aparecer “varios” nombres). Por ej. la situación histórica de la película es por 1944 en el fascismo-nazismo, realizando una sutil crítica a su vez a los poderes en turno, cabe mencionarse aquí que PPP pasó parte de juventud en la República de Saló, percatándose aquí del trato que daba el ejército italiano a las personas.

Con respecto a la obra de Sade (1904) me parece que no tengo quejas (si per se ya se encuentra censurada en muchos lugares, incluyendo México). La utilización de los personajes, de las madames, de los colaboradores (4), de los jóvenes… La mansión de hecho que se pone en la película es muy parecida a la que yo me estaba imaginando cuando leí el libro. El contenido en el libro es explícito, acá sí lo es… Aunque restringido por las condiciones. El cine se halla condicionado también. De hecho la última parte “El círculo de la sangre” es el más “fuerte” y aún así no se acerca a alguna rutina que se practicaba en el libro (crucifixión, clavos, sangre, muerte…). Y específicamente en lo sexual tampoco es así, se muestran penes y vaginas más solamente… No es como una película que deba de ser tan estigmatizada también…

Frases

Todo es bueno cuando es excesivo.

No hay nada más contagioso que el mal.

El límite del amor es el de tener siempre necesidad de un cómplice. Ese amigo suyo, sabía, no obstante que el refinamiento del libertinaje es el de ser al mismo tiempo verdugo y víctima.

¡Dios, Dios, ¿por qué nos has abandonado?!

Capturas de pantalla

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Calificación

5 de 5 peli

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s