«Titicut Follies» (1967) por Frederick Wiseman.

Titicut.jpgficha-tecnica-yosoy

 

Año: 1967
Director/es: Frederick Wiseman
Lugar (es) de producción: Estados Unidos
Productora/as: Frederick Wiseman
Duración: 1 hr. 24 min.
Fecha de estreno: 03/10/1967
Lugar de estreno: EE UU
Premios:

  • Mannheim-Heidelberg Filmfestival Internacional: Mannheim Film Ducat, Frederick Wiseman; 1967.
  • Festival dei Popoli: Mejor Película Tratar con la condición humana; Florencia, Italia; 1967.

Género: Psiquiatría, hospital, clínica
Personajes principales: 

mi-resena-yosoy

A veces no sé qué pensar sinceramente sobre las cuestiones médicas (científicas) y las cuestiones psíquicas (ó de lo relativo al alma). Aunque en teoría la Ciencia tiene conocimiento sobre ciertos procedimientos de cómo debe tratarse una mente no muy sana en ciertas situaciones yo lo veo como algo sumamente descuidado. Primero que nada; me sorprende el procedimiento tan simple. Lo que podemos ver en el documental de 1967; resultado de grabaciones en un hospital psiquiátrico de Massachussets es la forma estratégica de enfrentar un problema que hasta hoy en día aún tiene fuertes huecos. Por ejemplo; a través del rasuramiento y el baño se cree que los internados «como resultado de una afección psicológica sobre el medio de desarrollo biológico sobre lo emocional y cognitivo han quedado discuerdos» podrán ya empezar a rehabilitarse paulatinamente. De ahí que me interese estudiar el poder y las instituciones. De pronto, se pierde una razón social. Todo se vuelve animal. La ciencia parece no aparecerse por ningún lado; para este tiempo «y hablo a través de lo que puedo ver en el documental, ya que, no soy psiquiatra» parece que se les ha dado órdenes a los encargados de solamente tratarlos como animalitos y, en el mejor de los casos establecer experimentos conductuales con ellos según lo consideren.

Les llevan a un espectáculo que, al parecer es semanal, donde cantan y bailan; pero fuera de ahí es el único entretenimiento que tienen. Pude yo clasificar tres sintomatologías mentales a través de los internados: I) Pacientes que tienden a guardar silencio II) Pacientes que dicen pocas palabras y muestran comportamientos sumamente agresivos y paranoicos y III) Pacientes que se la pasan hablando de cosas «que a veces parecen lógicas pero de pronto sumamente desquiciadas ni tan lejos de nuestra comunidad científica ja, ja, ja.». Bueno, lo que trato de decir es que aunque «todos tienen diferentes formas de habitar la clínica psiquiátrica»; sin embargo se pueden encontrar más similitudes que diferencias, si tuviésemos que forzarlos a expresarse. De forma análoga, podríamos hablar de la ciudadanía y los movimientos sociales; todos, estamos inconformes con la injusticias que a diario pasan, sin embargo; por varios factores, no nos vemos motivados a participar y expresarnos, el día que lo hagamos tal vez nuestra voz se vuelve una. A éso es a lo que me refiero; a una especie de catarsis que se expresa por diferentes formas y, que en el caso de los internados —es cuando a través de una forma de ser— es que han llegado a estar donde están. A mi la verdad; me parece un tema que debe manejarse con mucho cuidado, alguien que esté interesado en la salud mental «no hablando en específico de los psicólogos» debe de prepararse fuertemente para afrontar realidades diversas y, un ambiente —para aludir al sistema psiquiátrico de los hospitales— incómodo; no es un lugar para tomar el café y, hablar de lo mal vestido que va alguien. Es un asunto de trastocar y, lograr ayudar en lo sumo posible. Una de las cosas que más triste me pone es que, se les ve a este tipo de pacientes como seres sin remedio, seres a los cuales se les guarda y dopa cada vez más para que; no enfrenten sus ataques ó una realidad a partir de una racionalidad administrativa. Con «racionalidad administrativa», me refiero a la transferencia de pensamientos sobre lo «normal» y lo «anormal» que es una forma de ejercicio del poder. Para caso, puedo hablar de una película que vi hace un tiempo y es, «Grave Encounters» (2011) de The Vicious Brothers, en la que, plasma una forma sobrenatural —extranormal— de un hospital psiquiátrico en Estados Unidos, Collingwood. También está «archivo 253» (2015) de Abe Rosenberg, quien haya ya visto estas películas que cito se dará cuenta del sentido que trato de dar en torno a estos hospitales psiquiátricos, ¿quién visita un hospital psiquiátrico por mero pasatiempo? ¿quién trata de buscar alternativas de salud mental a las ya habidas y por haber? ¿quién dictamina lo que es «normal» y lo que no? Estas preguntas no son más que un mero pretexto para que, pongamos un gran signo de interrogación a nuestra forma de concebir «la normalidad». En los precisos momentos en que me estás leyendo; hay personas con trastornos mentales haciendo cosas que escapan a nuestra lógica y que, sin embargo también son seres humanos. Tratos crueles y condiciones difíciles de creer; en las que, también se está viviendo en estos momentos y que, nuestra lógica no comprendería fácilmente pero, es el plano de lo real. Voy a poner otra comparación. Hay personas que están en los hospitales en los últimos pisos porque morirán de SIDA, sin embargo nadie se acuerda de ellos y, nadie sabe de su existencia dado que los tienen aislados completamente. Seres que están viviendo un infierno ajeno al que consideramos «infierno» nosotros. Este documental debe dejar una huella; incentivarnos a concientizar a la sociedad de estos temas y que, las formas de adaptación sean generales, no sólo pensar en aceptar a los homosexuales y lesbianas, por algo decía Nietzsche:

«Sin embargo, Zaratustra contestó a quien así le comentaba: Dice la gente que quitándole la joroba al jorobado se le quitan los sesos. Y cuando se sana al ciego, ve muchas cosas malas en la tierra, así que acaba de denigrar a quien lo sanó. Y mal favor se le hace al lisiado habilitándolo para caminar, pues no bien puede caminar, se descamina, así lo enseña la gente respecto de los lisiados. ¿Y por qué Zaratustra no ha de aprender de la gente así como la gente aprende de Zaratustra?. Desde que convivo con los hombres, lo que menos me interesa es ver que a esté le falta un ojo y a aquél, una oreja, y al de acullá, una pierna, y que hay quienes han perdido la habilidad para hablar o el olfato o la cabeza. He visto y veo cosas peores que esto y tantos horrores que no quiero referirme a todos ellos ni de algunos siquiera callar; hombres que no eran más que un ojo colosal o un gran hocico o una panza y otra cosa hiperbólica. Yo les doy el nombre de inválidos invertidos»

Con esto, sólo quiero decir que, debemos buscar una conciencia que trascienda a los minusválidos, enfermos mentales ó de una condición crónico degenerativa para, ser más conscientes y congruentes con nuestra realidad y, los lugares que debe cubrir la ciencia.

mi-calificacion-yosoy

3-estrellas-broncenivel-bronce

frases-yosoy

—¿Por qué tu cuarto es tan sucio, Jim? —Porque… Sí la cosa maldita es sucia.

Estados Unidos es la parte femenina del mundo de la tierra, y está loca de sexo.

¿Has estado solo alguna vez? ¿Has estado triste? ¿Has querido a alguien, como yo quiero a ti? ¿No te veas que estoy arrepentido, por todos los errores que he hecho? ¿No te veas que he cambiado cariño, no te veas que he pagado?

Oh qué felicidad ser sólo un chaval en Chicago.

Anuncios

Escrito por

Tengo 22 años, hago el esfuerzo por escribir bien. Soy estudiante de educación por la Universidad Autónoma del Estado de México. El cine, la música, comida... hartas cosas me apasionan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s