Ciudades de papel (2015). Dir. Jake Schreier

Reseña

Simplemente es decepcionante, el comité que produce la película (para variar, mismo que produjo de Bajo la misma estrella) es pésimo. Si no ha sido, el imaginario colectivo de que los autores modelo no funcionan, han sido estas dos producciones audio-visuales las encargadas. Todo es muy lejano, tan lejano. De hecho parece que existen dos versiones de Ciudades de papel que, me parece harto lamentable pues el libro es bueno. Contiene una filosofía de consideración que, no se halla descifrado (y, entonces, el misterio es Green) es distinto, muy bueno, aprovecho momento para recomendar ampliamente el texto (mi reseña aquí).

¿Para qué hablar de la cinta? para hacer saber a los cinéfilos que, si primero ve la película y después mira el libro, no tendría mayor implicación dado que, (como ya mencioné) son dos versiones (textuales) distintas, un sentido diferente existe en cada una de ellas. Si hablo detenidamente de cada escena haría spoiler. Con lo que a mi respecta si se hubiera seleccionado a Demi Lovato como Margo Roth Spiegelman sería un fascinante acierto (Cara es guapa pero… No era…). También con respecto a Quentin tengo mis reservas… No sé, Nat Wolff… si no quedase otra opción, tal vez… En fin, todo lo revolvieron (ya para que mencionar de Ben). Es una terrible adaptación.

Lo único que quiero “spoilear” es que se corta gran parte de la historia. Se olvidó que, la prota es Margo, no Ben, Lacy, Jase… Margo es la estrella, magnánima estrella pero lo omitieron (tal vez cierto comité de escritores/guionistas no son buen lectores después de…). Uno de sus únicos aciertos es el final (como cuando acabé el libro…), desastre… (eso y algo más sí me lo debe Green), la película es del 2015, la estoy viendo en 2017… Me tardé y es que, de alguna forma presentía esto. Yo ya tengo la historia armada… “no necesitaba más”, verle, coraje… siento. La pelí, no, texto sí.

Estrellas

1/5

 

Frases

Creí que al morir, cerrabas los ojos.

Creo muy firmemente en las mayúsculas aleatorias. Las reglas son muy injustas con las letras de en medio.

Oye, ni siquiera yo me conozco. Q, no tengo idea de quién soy.

Adaptation (2002). Dir. Spike Jonze

Adaptation.jpg

 

¿Por dónde comenzar? Por los temas que se tocan: amor, cambio, vida, muerte, soledad, todo, absolutamente todo; por la ironía sobre la propia historia y otra que vendría luego (Anomalisa, 2015) respecto a la importancia del último acto; por la vinculación preexistente que había entre la única canción usada y mencionada y lo que pasó con cierto idiota insensible; por el oficio del escritor neurótico, que no deja de pensar en lo mismo una y otra vez, como la uróboros; por el cine, Joan; por los distintos niveles de significado en los que se puede entender el título de la historia; por una confesión estúpida e innecesaria: estoy escuchando una y otra vez «Happy Together» mientras pienso y re-pienso qué debo decir al mismo tiempo que intento ser espontáneo… Supongo que no importa el orden, sino que los mencione todos.

A.

Decía Marx (dirán que eres un pretencioso que se la quiere dar de culto, como Woody Allen; pero no tengo opción, maldita sea, no puedo apropiarme de sus palabras), en su tesis doctoral, lo siguiente:

Muerte y amor son los mitos de la dialéctica negativa, porque la dialéctica es la interior y sencilla luz, el penetrante ojo del amor, el alma íntima, no oprimible por el cuerpo de la disgregación material; es el lugar interno del espíritu. Así que su mito es el amor; mas la dialéctica es también la arrebatadora corriente, que destroza pluralidad y sus límites; que desecha figuras independientes, sumergiendo todo en el mar uno de la eternidad. Su mito es, pues, la muerte. Mas es la muerte de manera que, a la vez, sea el vehículo de la vida, del desplegarse en los jardines del espíritu, el desbordarse en las espumantes copas de soles punctuales, de lo que brota la flor del único fuego del espíritu. (p. 208 en la traducción de Juan David García Bacca)

¡Maravilloso, genial, estupendo! Ahora tendrás que dar contexto para que se entienda por qué le citas a él precisamente y por qué esa obra en especial. Pero no puedes hacerlo, no puedes abreviar todo lo que te ha costado dos semestres entender de manera superficial. Y si reciclas las palabras que ya le has dedicado al tema, pensarán que es cualquier cosa menos una reseña sobre una película, idiota.

El cambio, pues, se explica teniendo en cuenta la «oposición correlativa». Vida y muerte, amor y soledad, no pueden estar uno sin el otro ya que uno implica la presencia del otro y su común atracción: lo que los separa es en realidad aquello que los une ―su diferencia, en la negación mutua (su oposición), pasa a ser su identidad, por lo que no podría hablarse del uno sin hacer referencia al otro: polo sur y polo norte, por dar otro ejemplo―. Es en este sentido que tanto Kaufman y su dificultad constante por acercarse al género opuesto (por lo que debe recurrir a las fantasías y a la masturbación como sustituto; igual que tú mismo, Joan) como Laroche y su necesidad de ser amado sinceramente son un reflejo de esta escisión, de este desgarramiento constante que caracteriza al mundo y al hombre; porque, aunque se quiera alegar lo contrario por cortesía o curiosidad, la oposición correlativa no sustenta nuestra idea de cambio, sólo sirve de algo para quienes creían que la «dialéctica negativa» (la crítica, la ironía) podía explicar tanto la lógica de la cosa (Marx) como la cosa de la lógica (Hegel)…

B.

McKee le dice a Kaufman, en un momento clave, que el éxito de una historia se sustenta básicamente en el último acto de la misma. Si es lo suficientemente bueno, deja entrever, entonces todo irá viento en popa; pues la magnanimidad del «final con broche de oro» permitirá que se pasen por alto las pequeñas fallas de aquí y allá. Exactamente lo que pasó con esta historia en particular, que me había dejado de gustar a partir de cierto giro inesperado, y que al sonar «Happy Together» hizo que me olvidara de aquello que me había desagradado. Decía que esto era irónico (no en el sentido filosófico que le da Marx, claro está) pues, a pesar de que la parte menos consistente de Adaptation sea justamente el cómo termina, en Anomalisa el final es lo único que la redime de decir «he perdido una hora y media viéndola».

C.

Sobre la neurosis no creo que valga la pena extenderse, no sólo porque es un término en desuso (pues fue concebido originalmente en su relación con el psicoanálisis) sino porque, además, la indiferencia selectiva que caracteriza nuestra naturaleza nos lleva a no interesarnos por aquello que no nos es propio en cierta forma, y, más aún, aunque nos apasione (como a Laroche las orquídeas) no podemos comprenderlo si no forma parte ya de nuestra condición (dicho de forma más cruda: sólo quien tiene cáncer puede apreciar la vida como quien también lo padece). Eso sin contar que no soy ningún experto en el tema, y si suelo reconocer a quienes piensan en círculos es porque soy uno más de ellos.

D.

Sobre el título de la historia, este puede entenderse desde varios puntos de vista: (1) literal, es decir, la re-creación de una novela en forma de filme; (2) el proceso principalmente interno de llevar a cabo (1) en cuanto se enfoca la labor del guionista; (3) el deber ser de (1) y (2), pues, si es posible es mejor conocer al autor original e involucrarlo en la historia, aparte de reconocer la importancia del autor secundario; (4) el cambio, es decir, la vida y la muerte, el amor y la soledad, todos los opuestos en relación, la crisis, el drama que da pie a la realidad.

Vale mencionar, por otro lado, que «adaptación» es un término que no aparece más de tres o cuatro veces en toda la historia, y con un tiempo considerable de otros diálogos y voz-en-off en medio. Por lo que no se abusa y desgasta la sensualidad y el poderío de la palabra repitiéndola hasta el hartazgo (como sí sucede en Collateral Beauty, 2016).

E.

Todo el tiempo que he gastado escribiendo esto se ha repetido una y otra vez «Happy Together», y es casi una tortura ya.

Hace algunos años me encantaba y llegué a dedicársela a uno de los pocos que ha intentado leerme pacientemente; como lo nuestro no tuvo razones suficientes para darse como imaginábamos cada quien siguió con su vida por su lado. No fue hasta hace poco que noté que él le dedicó esa canción precisamente a quien finalmente se había entregado. De modo que, tal parece que los recuerdos y las personas que están asociados a ciertos versos son completamente reciclables, al menos para él. Por ello no había vuelto a escuchar a The Turtles, me hacía pensar en su «vivieron felices para siempre» apropiándose y prostituyendo lo que le llegué a cantar y grabar alguna vez con sincero sentimiento. Pero ahora se ha vuelto aún más insoportable porque la repetición constante (con el único propósito de permitir una mayor concentración) ha provocado que pierda su antigua delicadeza.

No tengo nada en el estómago, tengo frío y estoy solo. La estúpida canción sigue sonando y provoca náuseas. Otra noche cualquiera…

Vivir (2003). Dir. Julián Hernández

Mexican12

Reseña

El presente corto es lo último que compone Mexican men. Es artístico, añoranza, amor de Julián Hernández, amor de alcance, encuentro, desencuentro, psicoanalítico. Hay una tendencia marcada a lo que se llama (en México) “amor chacal” (amar pobres), no lo juzgo, me hizo recordar a un señor que conocí hace un tiempo y que tiene un blog llamado “corazón de chacal”. Es un excelente, exquisito escritor, este es el tipo de escritura, cultura mexicana, que transparenta que somos hijos de maíz y no harina. Me encanta, con lo que respecta a la producción es lamentable que experiencias tan dolorosas hayan/sigan ocurriendo en la vida de Julián, siendo alguien de sentimientos profundos/nobles, evoca a ello el corto y la serie (ya que está dividido en 3) al dolor, la unión, dolor-soledad, soledad-unión, etc. (pensamiento hernandeziano).

Como intento cinematográfico es bueno, propio del estilo del director.

Mexican10Mexican11

 

 

Trémulo (2015). Dir. Julián Hernández

Mexican7.png

Reseña

Muestra del talento hernandeziano. Es poco “me encanto”. Quienes puedan verlo, siento que, les podría llegar gustar “tanto como a mi”, uno de los actores extrañamente es Benny Ibarra y, digo “extrañamente” debido a que él es Nick, humor, Youtube, otras cosas… Es la historia de dos chicos ♥ que, por lógica material se encuentran en una peluquería. Desde que el otro chico (que no es Benny y, será de ahora en adelante “chico 2”) vio a Benny se puede decir que le gustó… (mucho… mucho… mucho más de lo que se pudiese imaginar…). A Benny -Carlos- su sexualidad le resulta indiferente, hasta que, poco a poco, se comienza a enamorar del chico 2 (por igual), dígamos que, es un bello romance en un cortometraje. Reflejo, puede ser de, amores inconclusos-biográficos del director, y de nosotros también pues por algo lo podemos llegar a sentir así. Es un breve romance por varias razones, presión social, dependencia, etc. y entre ellas el que chico 2 tenía que retirarse por ejercicio militar, esto deja a Benny (no puedo dejar de verlo así) derrotado pero con ilusión. Eso es lo que siento. Bajo cierto sentido recuerda a Self service (2008) de Doron Alon (cfr. https://www.facebook.com/tuereslomasbonitodemimundo/photos/a.793684660796184.1073741849.153894548108535/793697050794945/?type=3&theater). Lo que no alcance a entender es si la noche que se muestra, juntos, bailando, etc. tuvieron sexo pues, al otro día cuando Benny despierta, el pantalón le tiene desabrochado y, chico 2 antes de cuando se está yendo le pasa a dejar sobre una “especie de cama”, no puedo ser categórico, sin embargo está eso.

Mexican8Mexican9

Nubes flotantes (2014). Dir. Julián Hernández

Mexican5

Reseña

Este corto es el tercero que, constituye Mexican men del muchacho director, Julián Hernández Pérez. Este, en particular es una confesión íntima (por ello le he etiquetado así) sobre la homosexualidad de Julián Hernández, misma que ha sido rodeada de miedo, odio y muchos más sentimientos/emociones de esta envergadura. Lo social -como le narra Hernández- es lugar de un papel importante contra la discriminación, esta que, genera cortadas, llagas, úlceras, ardores en el alma de quien le padece.

Se podría decir que, -y que es algo observable en sus otros cortos…- lo poético no es ajeno a su trabajo, hay algo peculiar, trascendente, que deja huella (con lo que tengo mi reserva es en cómo se enuncia como director de películas…) en y sobre cada uno de sus espectadores. Y es que se tiene que decir que es harto complicado hallar un director a-v así, ejem. Pier Paolo Pasolini, seguiré buscando más producción de Julián. Ahora bien, con respecto al guión de cine se trata de 4 chicos (3 de ellos nadadores y, por igual, 3 de ellos homófobicos). El lugar es alberca olímpica, dos de ellos se encuentran entrenando (¿la razón? no lo sé) y, uno de ellos es gay y homófobico, la pareja de este mencionado se halla en las gradas aplaudiendo sus triunfos, sin embargo, lo realiza de la forma más discreta para que no se averigüe la relación (que recuerda a Cristhian Rodríguez cuando relata sobre cierto tipo de relaciones…). Una vez, “los amigos se van” el novio (más expresivo) baja a nadar, poco tiempo después llega el otro, el novio, ahora sí se desinhibe y se aman. Otro poco de tiempo después llega un 4to chico y, que los sorprende, comienzan a discutir, pelear, etc.. De las principales reflexiones es la materialización del miedo, odio, etc.. Odio compartido, del mundo, originario, sentimientos primitivos, que nos unen/dividen, comprensión humana (tema que he investigado desde la violencia…), sabernos hermanos… (cfr. Ozelot) y amarnos, hacer de lado absurdos que nos restringen, entorpecen el paso… Caminar, en la medida que sea posible, que nos es dejado caminar… Pero hacerlo.

Mexican6

Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía (2015). Dir. Julián Hernández

Reseña

Este es el segundo corto perteneciente a la película “Mexican men” (2016) de Julián Hernández Pérez, es tipo documental. En este se cuenta la vida/obra de Cristhian Rodríguez, joven talentoso, bailarín (con ello me identifico a él. Entre otras cosas, claro… El baile como expresión artística me resulta fascinante aunque triste/lamentablemente no lo practico), prostituto que, ha sido reconocido actualmente.

Ha luchado mucho por el reconocimiento a su trabajo, él dice “el sexo es el mayor de mis vicios” y agrega “y se presenta como necesidad” pues, de ello paga todo; anteriormente su visión de las relaciones sexuales eran distintas (yo le llamo performance LGBTTTI). Conservadoras, restringidas, pudorosas, virtuosas, religiosas, etc. y, poco a poco él comienza a ver (dentro del performance mencionado) las diversas maneras de tener dichas relaciones, de cierta forma ha aprovechado ello.

El tema del baile, como hallazgo de entretenimiento me parece muy interesante, investigaré al respecto del muchacho posteriormente, su discurso además, es exquisito (recuerda a JoseCarlo Henríquez), si pueden véanlo.

Screenshots

Mexican4.png

Atmósfera (2010). Dir. Julián Hernández

Reseña

Este corto es parte de la película “Mexican men” (2016). He preferido reseñarle así ya que la película es muy peculiar en su formato/creación.

Cuenta la vivencia de tres chicos (es biográfico el asunto, mismo Julián lo aclara) en una situación apocalíptica (en referencia a la vida común), se tienen que proteger en extremo, no tocar objeto, persona, etc.. Si alguien está enfermo lo sabrá al exponerse al sol pues, inmediatamente comenzará la fiebre (en ello se explica la emoción de la fotógrafa). Los chicos desconfían de todo, absolutamente (hasta de su sombra)… Aunque guardan un secreto, ambos se atraen (la relación gay no se define pero insinúa)… Este hecho se definirá a medida que, un extraño fenómeno suceda en toda la ciudad…

Screenshots

Mexican1Mexican2Mexican3